Desde estación 5: “Si el gobierno no responde la convertiremos en centro poblado”

El tiempo apremia (dos meses) y con ella la determinación de cientos de pobladores Awajún que han tomado el control territorial de la estación 5 del Oleoducto Norperuano (ONP) en Saramiriza, Loreto.

Imagen

“Nosotros apoyamos el corazón de la lucha indígena territorial, esta, que no tienen ningún interés adicional que no sea el beneficio de todas las personas que reclaman ser atendidos con urgencia con escuelas, postas médicas, una educación de calidad para sus hijos, asimismo, la descontaminación, remediación y compensación por los daños causados durante 50 años de actividad petrolera en la zona, además de fortalecer su seguridad alimentaria abatida por la pandemia” declaró, Jorge Pérez, presidente de Aidesep, desde el lugar de la prolongada protesta.

La serpiente metálica que traslada el petróleo de las venas de la amazonía peruana, siempre va en dirección suroeste, cruza el gran río marañón y continua por terreno plano hasta llegar al cruce con el río Saramiriza en la Estación 5 del ONP.

A este preciso lugar, se trasladó el Apu, Jorge Pérez Rubio, actual presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), con el propósito de recoger in situ las demandas de la población indígena, a su vez cumplir el mandado de su gestión de LLEGAR AL TERRITORIO.

Tras la visita de Pérez, se organizó una asamblea en donde se alertó que la falta de atención del gobierno del presidente Pedro Castillo, forma parte de una estrategia de dilatación para no responsabilizarse de una justa solicitud de atención en los servicios básicos que todo peruano y peruana debe tener.

Asimismo, AIDESEP asumió el compromiso de continuar junto al proceso de recuperar el bienestar de los pueblos indígenas afectados por la actividad petrolera. Encaminar las demandas del pueblo Awajun en respuesta a una protesta que ya lleva más de 60 días.

"Estamos en nuestro territorio, no nos cansaremos. Si el gobierno insiste en dividirnos y en mantenerse sordo y mudo ante la prolongada solicitud de diálogo y ante la falta de respuestas concretas, convertiremos Estación 5 en un Centro Poblado", expresaron los asistentes a la asamblea.

Estudios especializados, como el realizado por la Organización de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) determinaron que el estado del ducto es “corroído”, es decir, que, a falta de un mantenimiento constante desde hace más de 50 años, las poblaciones alrededor corren el peligro latente de ser afectados directamente por eventuales derrames de crudo.

A su turno, una madre indígena manifestó indignada "Estamos aquí para garantizar una vida mejor a nuestros hijos. Dejamos nuestras chacras y nuestros animales para pedirle al presidente Castillo que nos ayude. No tenemos respuesta". Concluyó.

Finalmente, la población Awajún agradeció la presencia de AIDESEP por permanecer del lado de la lucha calificando a la institución de “buen padre”.

Tags